Isabel Bolivar   30 agosto 2018

“A

Miami es una amalgama de culturas, donde los latinos de diferentes orígenes se unen para crear una riqueza de culturas e historias. Ella es Clara Pablo, una ejecutiva de marketing criada en Miami que nos cuenta su historia personal. Nacida en la República Dominicana, su historia demuestra que la fortaleza, el positivismo y el trabajo duro son esenciales para alcanzar el éxito personal y profesional.

Después de que le diagnosticaron cáncer de seno a los 36 años y haberlo superado, Clara tiene como misión crear conciencia sobre la enfermedad al compartir su testimonio con otras mujeres jóvenes. Ha creado una comunidad de apoyo para mujeres que lo padecen para que sepan que no están solas.

WorldRemit habló con Clara sobre su vida profesional en Miami, sus raíces dominicanas y cómo su batalla personal y sus triunfos han impactado el mensaje para las latinas.

Clara, por favor cuéntanos sobre tu origen y cuándo inmigraste a Estados Unidos

Nací y crecí en República Dominicana, pero mi familia y yo nos mudamos a EE.UU cuando tenía 10 años. Fue un verano cuando estaba cursando la primaria, recuerdo mi primer día en el colegio, estaba tan nerviosa y aunque sabía inglés, creía que no me iban a entender. Fue un cambio drástico, pero no me imagino lo que hubiera sido de mi vida sin la oportunidad de vivir aquí.

¿Como te ha cambiado la vida el ser inmigrante?

Me enseñó a no dar nada por hecho. Sé lo que es dormir sin aire acondicionado y levantarse sin luz. He visto la pobreza extrema de la calle en mi país. Después de venir de República Dominicana aprecio mucho más las cosas.

¿Qué es lo que más te gusta de Miami?

Miami se siente como un país latino, y hay tantas culturas aquí. Me siento como si estuviera en República Dominicana, y no sabría tanto de otras comunidades como los venezolanos, cubanos, o colombianos si no viviera en esta ciudad. Es porque Miami es un ‘melting pot’ y soy muy afortunada de estar expuesta a esto a diario – tanto en lo profesional como en lo personal.

¿Qué o quién te inspira personal y profesionalmente?

Siempre he estado intrigada por el mundo de la música y la televisión. En la TV podía crear contenido que le interesara al público y los hiciera sentir bien. Cuando estaba en la industria de la música formé parte del proceso creativo de las canciones que inspiran a las personas. Es maravilloso, cuando escuchas una canción te transporta a un momento. El hecho de haber sido parte de eso es precioso… a veces siento que no es trabajo porque me gusta tanto hacerlo.

Mi trabajo me aleja de mi familia y amigos, pero estoy alcanzando mis sueños.

Si mi papá fue capaz de trasladar a toda su familia desde República Dominicana a otro país para que mis hermanas y yo tuviéramos las mejores oportunidades, quiero que se sienta orgulloso de mí. Quiero continuar creciendo y dándole ese orgullo a mis padres para que sepan que su sacrificio valió la pena. Ellos son mi inspiración.

¿Cómo te influye ser latina en el ámbito laboral?

Cuando las cosas te las sirven en bandeja de plata no se aprecian tanto. Como latina he trabajado muy duro para salir del estigma de ser latina y ser mujer. En ocasiones cuando voy a México por ejemplo, soy la única mujer en la sala de juntas, es empoderador pero también triste. Creo que ser una latina inmigrante me ha servido para pelear más fuerte. Pero las cosas están cambiando, pues las latinas estamos de moda; ahora en televisión, y en el cine no somos una minoría como antes. Ahora somos vistos como una necesidad, finalmente vale la pena ser latino.

¿Cómo te ha llevado a crear conciencia esta enfermedad?

Después de pasar el trauma inicial del diagnóstico de cáncer de seno empecé a buscar a alguien con quien compartir experiencias, pero no había nadie. Desafortunadamente era joven, latina y menor de 40 años. En nuestra comunidad no hablamos lo suficiente sobre el cáncer de seno, y creo que es algo cultural. Tal vez por eso esta enfermedad es la causa número uno de muerte entre mujeres hispanas menores de 40 años.

No podía creer que no tuviéramos una voz. Después de contarle a otras personas, a mujeres que conocía, me dijeron que habían pasado por lo mismo pero solas y me pareció aterrador. Entonces empecé a preguntarles cosas disimuladamente.

Luego quise correr la voz de lo que me estaba pasando, compartí mi mensaje y empecé a crear conciencia a través de mis seguidores y amigos que querían ayudar.

Quería que la gente supiera que no hay que tener 50 ó 60 años para sufrir de cáncer de seno, se puede padecer a una edad joven.

Además si lo tienes, no estás sola, muchas mujeres me contactan a diario para contarme que tienen cáncer y es muy triste. Sin embargo, ha sido una manera de crear una comunidad de apoyo mutuo, y una experiencia enriquecedora.

Hice la campana Te toca tocarte, en la que cada mes publico una selfie con mi mano sobre el seno y etiqueto a dos mujeres, y ellas deben etiquetar a otras dos mujeres. Cada mes estamos creando conciencia e iniciando una conversación en redes sociales, un espacio que las mujeres menores de 40 frecuentan. Ha sido maravilloso que tantas mujeres se unan a la conversación, o que me cuenten que se hicieron una mamografía, o que se hicieron el autoexamen, encontraron un nódulo y fueron al doctor. Yo le cuento a quien me escuche, porque si podemos salvar una vida eso cuenta.

¿Cuál es el mensaje para las latinas que tienen aspiraciones o retos similares a los tuyos?

El primer mensaje es “Te toca tocarte”. El tema de inmigración es tan controversial en este momento que la palabra ‘inmigrante’ tiende a tener una connotación negativa, pero no debería. Debería ser sinónimo de ‘luchador’. Los inmigrantes están aquí luchando por ser mejores y tener una major vida. Debemos estar orgullosos de ser inmigrantes y todo lo que hemos logrado, el hecho de empacar tus cosas y dejar tu país natal para encontrar una mejor vida vida requiere ‘pantalones’. Si eres capaz de hacer eso puedes hacer cualquier cosa, utiliza esa fuerza para alcanzar tus sueños.

“A

“A

¿Envías dinero a tu familia en República Dominicana? Cada cuánto y por qué crees que es importante

Yo no pero mi familia sí. Es importante porque aunque uno resida aquí tiene familia que se quedó en nuestros países. Debe haber una manera segura, rápida y conveniente de enviarles esa ayuda.

Los clientes de WorlRemit pueden ahorrar $100 al año vs Wester Union. ¿Cuánto alcanzaría ese dinero en República Dominicana?

Alcanzaría para muchas cosas, hasta $5 allá es un montón.

¿Qué consejo le darías a las jóvenes latinas de hoy?

Tenemos dos cosas en contra nuestra, somos mujeres y latinas. Recientemente hice una publicación en redes hablando de que somos reinas y no dejarnos convencer que no somos. Siempre nos van a mirar como inmigrantes, hayamos nacido o no en este país. Si eres latina, eres inmigrante y son dos cosas en nuestra contra. Pero son cosas que nos hacen poderosas, no dejes que sea una debilidad. Que esto se convierta en tu fortaleza y te empuje a buscar tus sueños.

No permitas que nadie te haga sentir inferior por ser quien eres.

La primera palabra que se te viene a la mente…

Latina:

Poderosa.

Immigrante:

Soñador.

Herencia:

Orgullo.

Sueño americano:

Meta.

Remesas:

Pienso en Adriana Vila-Soto… mi amiga que trabaja en WorldRemit.

#WhyWeWork:

Ser el orgullo de nuestros padres.

“A