Jason Nicco-Annan, Content Executive   20 abril 2018

“A

A lo largo de su viaje creativo, la importancia de la historia ha sido un elemento constante y crucial en el trabajo de Joshua Kissi. Ya sea contando historias a través de los editoriales de estilo de vida de Street Etiquette, o haciendoeco de las historias de otras personas a través de su continuo proyecto cinematográfico Shortraiture, Joshua ha mantenido una profunda conciencia de las personas y los lugares de donde estas provienen.

Nacido y criado en el Bronx, Nueva York, este ghanés-americano, fotógrafo y director creativo, siempre ha participado activamente en las diversas escenas culturales de la ciudad. Es esa naturaleza curiosa y de mente abierta la que alimenta su pasión por dar visibilidad y voz, a través de su arte, a las comunidades más diversas y marginadas.

La actual producción creativa de Joshua le permite captar aún más el impacto de las imágenes: en 2017, él y la empresaria nigeriano-americana Karen Okonkwo fundaron conjuntamente TONL, una compañía de stock fotográfico centrada en mostrar a las personas de color. Es una empresa distinta que tiene como objetivo hacer frente a la falta de inclusión en el sector del stock fotográfico, ofreciendo a los clientes fotografías más diversas y representativas. Ambos cofundadores fueron nombrados recientemente como unos de los "30 jóvenes empresarios más inspiradores de 2018" por la revista Inc.

Nos pusimos al día con Joshua hablando de sus raíces en el Bronx, de cómo el carácter mixto de su identidad cultural se refleja en sus proyectos y de enviar dinero a Ghana.

“A

“A

¿Cómo fue crecer en el Bronx?

El Bronx es una de las comunidades más diversas de la ciudad de Nueva York. Eso es debido a que siempre ha tenido una política de puertas abiertas con los inmigrantes; durante décadas, el Bronx ha estado recibiendo oleadas de inmigrantes. Desde la población mexicana actual o con la población puertorriqueña de los años 80 y 90. Un barrio podía ser irlandés, luego convertirse en uno puertorriqueño y luego en uno afroamericano.

Ningún barrio del Bronx ha permanecido igual.

Hasta el día de hoy siempre ha habido una nueva oleada de inmigrantes llegando al Bronx, y ese cambio del barrio siempre me ha parecido algo hermoso. En el Bronx hay zonas que son caribeñas, del Sudeste Asiático, de África Occidental, latinas o irlandesas.

También hace que tengas los pies en el suelo; empiezas a entender que tu cultura y tu experiencia no son las únicas que importan.

“A

¿Reconoces alguna cosa en concreto que haya aportado cada comunidad? ¿Ya fuera un cambio en los negocios, la cocina o la estética del distrito?

Creo que es una combinación de muchas cosas. En mi caso, cuando era pequeño, la mayoría de los propietarios de bodegas (típica tienda/charcutería/almacén) eran puertorriqueños. Luego, en cierto momento, la mayoría de los propietarios puertorriqueños vendieron sus bodegas y ahora los propietarios son sobre todo de Bangladés o Pakistán. Y ahora cada vez más dueños de negocios proceden de Oriente Medio, lo que significa que se creará una comunidad y surgirá una mezquita. No es sólo que las comunidades lleguen al distrito y se aprovechen de las oportunidades económicas; también se benefician de las oportunidades comunitarias y espirituales.

Crean comunidades como lo habrían hecho en sus países, pero con una visión reinterpretada del hogar.

La asequibilidad de la zona siempre ha hecho que sea maleable; es difícil mudarse a otras partes de la ciudad siendo inmigrante, pero el Bronx siempre ha tenido esta puerta abierta, en un sentido económico, para que las personas puedan vivir sus aspiraciones desde la primera generación.

“A

¿Qué experiencias te han contado tus padres de cuando se mudaron a Nueva York?

Creo que atracaron a mi madre el primer día que llegaron al Bronx. Cualquier sueño que tuvieran mis padres sobre Estados Unidos está claro que se esfumó al instante. La realidad los golpeó desde el primer momento. Era diferente a Ghana, pero gracias a la cantidad de personas de clase trabajadora que vivía en el Bronx, pudieron tener una visión muy realista de Estados Unidos, no esa tan cómoda con la que sueña la gente.

¿Qué crees que es lo que más te atrae de la ciudad?

Lo veo de esta manera: tengo amigos de Camboya, Italia, Corea, Jamaica, etc., y cada vez que he ido a sus casas he tenido la oportunidad de probar la comida que preparaban sus padres. La gente realmente no se da cuenta de lo enriquecedora que es esa experiencia.

Tener amigos con orígenes tan diversos me abrió a las experiencias que sus padres habían traído hasta el Bronx desde sus países de origen.

Cuéntanos un día típico tuyo en Nueva York.

Mis jornadas son muy flexibles y muy movidas; un día puedo estar trabajando en un estudio fotográfico, otro día puedo estar asistiendo a reuniones, y al día siguiente puedo estar pasando el tiempo con mi familia y amigos. Todo de manera muy flexible y fluida. Siempre está viniendo gente a la ciudad, por lo que a veces me reúno con personas de fuera de ella o de fuera del país. Ciertamente Nueva York es el lugar de reunión perfecto. Tengo la libertad que me da el haber nacido y haberme criado aquí, por lo que tengo el apoyo de mi familia y mis amigos, pero también he podido crear aquí mi empresa. Si creas una empresa que se ha consolidado en Nueva York, ya lo has logrado en todo el mundo.

Si creas una empresa en Montana, sólo tendrá éxito en Montana, pero si tiene éxito en Nueva York, inmediatamente estarás operando a un estándar mundial, y eso te da ventajas.

¿Qué crees que aportas a la ciudad?

Creo que ofrezco mi individualidad. Simplemente siendo creativo y emprendedor, y todas esas cosas tan diferentes, significa que aporto la perspectiva de un hombre ghanés-americano que no ha tenido miedo de representar realmente su africanidad, su negritud y sus raíces neoyorquinas. Esta ciudad tiene literalmente 20 millones de historias (probablemente más si se cuenta a los inmigrantes indocumentados) y eso es lo bello de contar tu historia. Debes darte cuenta de quién eres y de tu identidad, de por qué estás aquí en esta tierra.

“A

¿Qué valores sobre la identidad has aprendido de las personas que has inmortalizado en tus proyectos?

Es una forma de conectar con otra persona. Cuando estoy detrás de la cámara sólo represento lo mejor de la persona, y les dejo ser quienes son en ese momento. En realidad quiero capturar cómo se sienten en ese momento, porque eso actúa como punto de referencia. Sé que la historia de una persona no es más importante que la de otra. Desde su perspectiva, es la mejor manera posible. Me ha enseñado a pensar de manera diferente sobre no preocuparme demasiado por lo que está pasando. Sólo eso cambia la narrativa.

“A

¿Por qué es importante el envío de dinero?

¿Tú o tu familia envían dinero a Ghana y, de ser así, cuál es su importancia?

De hecho, empecé usando WorldRemit. Tengo la app y todo lo demás. Envío dinero a mi familia en el extranjero cuando puedo. Principalmente es para mi abuela materna; es mi única abuela viva y la aprecio mucho.

“A

Creo que plataformas como estas son muy importantes para llegar hasta las personas y ayudarlas económicamente, incluso si no son de la familia. A veces se puede ayudar a personas a las que acabas de conocer y establecer una conexión con ellas, y eso es muy importante.

“A

“A

#PorQuéTrabajamos #WhyWeWork