Kate Bevan   26 enero 2018

Kelebek

Kelebek, una de las estrellas australianas de X Factor, es medio filipina. Foto: Chris Phutully / Flickr

Con unos 2,4 millones de filipinos trabajando en el extranjero, según la Autoridad de Estadísticas de Filipinas, no es de extrañar que Australia, con sus oportunidades, ciudades animadas y paisajes increíbles, sea un destino principal para los filipinos que buscan nuevos horizontes.

Aproximadamente el 10 % de los trabajadores filipinos en el extranjero se han dirigido a Australia, y ese número ha ido en aumento. Según la Oficina Australiana de Estadística en 2017, el número de filipinos nacidos en el extranjero había aumentado de 171 233 en 2011 a 232 386 en 2016.

Pero ¿sabía que los filipinos viven y trabajan en Australia desde hace casi 150 años? Hemos desenterrado algunos hechos y cifras sorprendentes sobre los filipinos en la Tierra de Oz.

Sumérjase

Los primeros trabajadores filipinos migrantes registrados en Australia fueron buzos que trabajaban para la industria de perlas de Broome, y llegaron ya en 1872, según el Departamento de Inmigración y Ciudadanía de Australia. Se cree que esta diáspora fue impulsada por las condiciones políticas bajo la ocupación española de Filipinas.

La industria australiana de perlas en WA y Queensland fue un primer punto atractivo para los filipinos. Foto: Aussie~mobs / Flickr

Conocidos en inglés como «Manillamen», a los buscadores de perlas se les describían como «responsables, atrevidos y muy valientes», así como «aventureros, intrépidos y fiables», y supuestamente buceaban hasta 35 brazas (64 metros). A principios del siglo XX, había unos 700 filipinos viviendo en Australia.

Retiro y regreso

La comunidad filipina disminuyó desde ese punto álgido cuando la Ley de Restricción de Inmigración de 1901 entró en vigor. Esto supuso el comienzo de la política de la «Australia Blanca» que no solo restringió la inmigración, sino que también dispuso la deportación de personas «indeseables» que se habían establecido en Australia antes de la federación.

En 1947, en Australia solo había 141 personas nacidas en Filipinas, pero el fin de la política de la «Australia Blanca» en 1966, junto con la declaración de la ley marcial en Filipinas en 1972, provocó que un número creciente de filipinos llegaran a vivir y trabajar en Australia.

La comunidad filipina es una de las de más rápido crecimiento en el país, e incluye a más de 10 000 estudiantes filipinos matriculados en universidades australianas.

Hogar, dulce hogar

Según el censo de 2016, Nueva Gales del Sur alberga el mayor número de filipinos: en 2011, 70 388 filipinos vivían allí.

Victoria albergó a 38 002 filipinos en 2011, mientras que 29 462 vivían en Queensland, 17 231 en Australia Occidental, 8858 en Australia Meridional, 3587 en el Territorio del Norte, 1268 en el Territorio de la Capital Australiana y 1268 en Tasmania.

Rooty Hill, en el oeste de Sídney, alberga a muchos filipinos. Foto: Jason Flores / Flickr

Suburbio, dulce suburbio

La emisora SBS extrajo los datos de marzo de 2017 para descubrir no solo las ciudades que los filipinos eligen llamar hogar, sino también los suburbios más populares de la comunidad.

Resulta que al oeste de las dos ciudades más grandes de Australia, Sídney y Melbourne, es donde los filipinos eligen vivir, particularmente los seis principales suburbios —todos cercanos entre sí— en el oeste de Sídney, que son Blacktown, Rooty Hill, Mount Druitt, Quakers Hill, Plumpton y Woodcroft.

Los números siete y ocho son Caroline Springs y Tarneit, al oeste de Melbourne, y los números nueve y diez respectivamente  Doonside, de nuevo al oeste de Sídney, y St Albans, al oeste de Melbourne.

Hombres y mujeres

Las estadísticas revelan que hay un desequilibrio sorprendente entre los hombres y las mujeres de Filipinas expatriados en Australia: hay más mujeres y niñas filipinas que niños y hombres, y las mujeres representan el 61 % de la población migrante filipina, mientras que los hombres solo el 39 %.

Ese desequilibrio entre hombres y mujeres se explica en parte por la oleada de mujeres filipinas que llegaron a Australia a finales del decenio de 1970 para casarse con hombres no filipinos, especialmente en ciudades mineras remotas y muy masculinas del Territorio del Norte.

Las mujeres superan en número a los hombres entre los filipinos que viven en Australia. Gráfico: Gobierno australiano, Departamento de Inmigración y Ciudadanía

Eso se ve reflejado en el desglose por edad: el censo de 2011 muestra que, si bien el equilibrio entre los sexos es bastante elevado incluso en los grupos de edad más jóvenes, el cambio hacia las mujeres aumenta bruscamente en el grupo de edad de 24 a 29 años y, para cuando se llega a los grupos de más de 50 años, las mujeres filipinas superan en número a los hombres.

Enviar dinero a casa

Con cerca del 10 % de los filipinos viviendo y trabajando en el extranjero, enviar dinero a casa es importante, y no sorprende que Filipinas reciba la tercera mayor cantidad de dinero de su diáspora. Según el Banco Mundial, en 2016 los trabajadores filipinos en el extranjero enviaron a sus hogares 29 900 millones de dólares, solo por detrás de India y China, lo que representó aproximadamente el 10 % del PIB del país, y según la Autoridad de Estadísticas de Filipinas, los filipinos en Australia representaron el 2,2 % de todas las remesas en 2016.

La vida allí abajo

Si usted es nuevo en Australia y viene de Filipinas, hay muchos recursos para ayudarle a instalarse en su nuevo hogar: lugares comunitarios como el Foro de Información Pinoy Australia, por ejemplo, cuenta con trabajadores filipinos que comparten información sobre casas para alquilar, sobre conseguir trabajo, así como sobre las diferencias culturales complicadas como la hora del almuerzo.

¿Es usted un trabajador filipino viviendo en Australia? Nos encantaría conocer sus experiencias, ¡coméntenoslas abajo!