Kate Bevan   27 diciembre 2017

Los neoyorquinos se reúnen para ver caer la pelota en Times Square. Picture credit: Anthony Quintano / Flickr

Tanto si estás enfundado en abrigo y bufanda en el hemisferio norte, o disfrutando del calor del verano al sur del ecuador, es tradición recibir el nuevo año con el resplandor de los fuegos artificiales, y ciudades de todo el mundo compiten por ofrecer la exhibición más deslumbrante.

El primer lugar de la tierra en recibir el año nuevo es Kiribati, un país de 33 islas de coral en el Pacífico Sur. Sin embargo, no siempre ha sido el primero: gracias a su historia como colonia británica que ganó territorio en forma de islas al este de la Línea internacional de cambio de fecha cuando se independizó en 1979, el país estaba a caballo entre ambos lados de la línea.

A continuación, en 1995, Kiribati decidió llevar todas sus islas al mismo huso horario en lugar de tener una parte del país con un día de adelanto, o detrás, dependiendo de su ubicación, del resto del país, lo que de hecho desplazó la Línea internacional de cambio de fecha.

Auckland en Nueva Zelanda es el siguiente, recibiendo allí el año nuevo 11 horas antes que la hora GMT. La Sky Tower de la ciudad es el foco de la exhibición, y los kiwis pueden ver los fuegos artificiales a través de una retransmisión en directo por Facebook sobre la noche.

El siguiente es Sídney, que utiliza su espectacular puerto como telón de fondo para su exhibición. Las autoridades de la ciudad estiman que acude más de un millón de personas para contemplar la exhibición a lo largo del puerto.

Desde Sídney, el foco se traslada al hemisferio norte, tomando el relevo Tokio y Seúl. En Tokio, el año nuevo comienza oficialmente para muchos con el hatsumode, una visita a un templo, donde se toca una campana 108 veces. Si bien hay exhibiciones de fuegos artificiales particulares, no hay un evento oficial en toda la ciudad; es la capital de Corea del Sur, Seúl, la que tiene el mayor espectáculo en esta franja horaria.

Como en Tokio, el año nuevo de Seúl comienza oficialmente con las campanas del templo, el Bosingak Bell es el centro de atención, pero para muchos surcoreanos, el año nuevo comienza con un festival al amanecer, como el de la playa de Pohang, el punto más oriental del país.

Durante las siguientes dos horas, las ciudades asiáticas de Pekín, Hong Kong, Manila y Singapur celebran el año nuevo, seguidas de Yakarta, Bangkok, Hanói y Nom Pen, junto con Yangon y Mandalay en Myanmar media hora más tarde.

Sin embargo, Pekín no es el lugar al que acudir por los fuegos artificiales, ya que se guardan para el año nuevo lunar, que es el 16 de febrero de 2018. Dirígete en su lugar hacia Hong Kong, donde los fuegos artificiales iluminarán el puerto de la ciudad y serán el telón de fondo de relucientes rascacielos. En Singapur, que tiene una gran población de trabajadores extranjeros, los fuegos artificiales se centran en torno al complejo de Marina Bay.

Manila, la capital de Filipinas, ha sido aclamada por la exhibición más espectacular, con un vídeo que capta las vistas desde cada rincón de la ciudad en lo que parece una explosión en brillantes fuentes de fuego mientras recibe el 2015.

Manila ofrece una exhibición espectacular. Picture credit: jopetsy / Flickr

La hora entre el GMT+5 y el GMT+6 está cargada de celebraciones: Daca, Almatý, Biskek, Timbu y Astaná celebran el año nuevo en el GMT+6, con Katmandú incorporándose 15 minutos más tarde y la India y Pakistán dando la bienvenida a 2018 15 minutos más tarde.

Dubai, no es nunca una ciudad fácil de superar, hogar de trabajadores extranjeros procedentes de todo el mundo, exhibe espectaculares fuegos artificiales cuatro horas antes de la hora GMT. Los expertos locales recomiendan que el mejor lugar para verlos de forma gratuita es la zona centro, para estar cerca del Burj Khalifa, uno de los edificios más altos del mundo y centro para los fuegos artificiales. O dirígete a Jumeirah Beach para ver los fuegos artificiales en el Burj al Arab, el inconfundible hotel de lujo en forma de vela.

Con entre 20 y 30 millones de rusos viviendo en el extranjero, muchos ojos se centran en Moscú desde el extranjero en la víspera de año nuevo, donde los fuegos artificiales explotan en las espectaculares cúpulas bulbosas de la catedral de San Basilio en la Plaza Roja. En la misma franja horaria pero a 5 300 millas al sur, Nairobi también exhibe un espectáculo de fuegos artificiales sobre el CDB.

Durante la siguiente hora el año nuevo llega al este de Europa y al sur de África, donde el paseo marítimo de Cape Town V&A con sus vistas de la Montaña de la Mesa alberga los fuegos artificiales.

A continuación viene Europa occidental, en la que las capitales de París y Berlín aprovechan al máximo sus emblemáticos monumentos como el Arco de Triunfo y la Torre Eiffel en la capital francesa, y la Puerta de Brandemburgo, un importante símbolo de la reunificación, en la capital alemana.

Desde allí, las celebraciones se trasladan a través del Canal de la Mancha hasta el Reino Unido, donde Londres organiza una gran fiesta con fuegos artificiales a lo largo del ancestral río Támesis iluminando el Palacio de Westminster y el Big Ben. El famoso reloj de Londres ha permanecido en silencio durante gran parte del año debido a un proyecto de restauración, pero su enorme campana sonará para señalar la llegada de 2018.

Dos horas más tarde, Río de Janeiro, una ciudad en la que se redefine la fiesta, da la bienvenida al nuevo año con fuegos artificiales en la playa de Copacabana, con la estatua del Cristo Redentor mirando desde el Monte Corcovado sobre la poco piadosa multitud de la playa.

Cinco horas después de la hora GMT, las celebraciones de Nueva York entran en acción, y tienes la posibilidad de escoger: ver caer la bola en Times Square, o caminar sobre el Puente de Brooklyn para ver los fuegos artificiales estallar en el horizonte o dirigirte a Prospect Park en Brooklyn, que tiene su propia exhibición espectacular.

Si estás en la Ciudad de México el 31 de diciembre, dirígete a la fiesta callejera en Zócalo, que comienza durante el día y continúa mucho después de que los fuegos artificiales de medianoche se hayan extinguido.

En la costa oeste, la hermosa bahía de San Francisco es el telón de fondo de los fuegos artificiales de la ciudad, donde los lugareños recomiendan que el lugar desde donde mejor se ven es entre el Ferry Building y el Bay Bridge. Si deseas ver los fuegos artificiales y el emblemático Puente del Golden Gate, el mejor lugar para disfrutar de estas vistas es desde el agua, así que busca un viaje en barco.

Los londinenses se reúnen a lo largo del río para ver brillar el cielo invernal. Picture credit: Veselina Dzhingarova / Flickr / Tourist Destinations in London

Una de las ciudades más pequeñas de Estados Unidos, Anchorage en Alaska, lo celebra una hora más tarde que San Francisco, allí los visitantes tienen una buena oportunidad para ver los fuegos artificiales más increíbles: la Aurora Boreal. En caso de que no aparezcan en la víspera de año nuevo, también hay una exhibición de fuegos artificiales en la plaza del pueblo.

Desde tierra firme en América del Norte, la próxima parada es en Hawai, donde llega el año nuevo una hora más tarde que en Alaska. Las autoridades del 50o estado de Estados Unidos lanzan sus fuegos artificiales desde una lancha frente a la emblemática playa de Waikiki, con la montaña Diamond Head formando un espectacular telón de fondo.

Los últimos lugares del planeta en recibir el año nuevo son las pequeñas Islas periféricas de los Estados Unidos de la Isla Baker e Isla Howland, donde no hay celebraciones porque están deshabitadas, por lo que las últimas fiestas de fin de año se celebran en realidad una franja horaria por detrás, en Samoa Americana.

Si eres un fiestero empedernido, puedes volar hasta Samoa Americana cuando se acaben las celebraciones en Kiribati: solo está a dos horas y media.

¿Dónde estarás la víspera de año nuevo, en casa con tu familia o lejos de tus seres queridos? Donde sea que estés, esperamos que tengas una celebración feliz y segura.

Los fuegos artificiales más espectaculares de todos son la Aurora Boreal, que tienes una buena oportunidad de ver en la víspera de Año Nuevo en Alaska. Picture credit: NASA Goddard Space Flight Center